Lo que Ignoramos del Liderazgo en Organizaciones del Sector Público.

IMG_5397

Soy de las personas que piensa que si un individuo no nace con las capacidades para ser o hacer algo en la vida, será por medios de su propia voluntad que podrá alcanzar dicho objetivo. En el caso del liderazgo, siempre escuchamos la interrogativa: ¿los líderes nacen o se hacen? Yo considero que hay líderes que nacen y los que no, son perfectamente capaces de convertirse en el camino.

No hace mucho tiempo, me toco leer para una clase un estudio sobre liderazgo e inteligencia emocional en el insittuciones del sector público, realizado por I. Venter y M. Kotze. En su investigación, plantearon una interrogrativa que llamó mucho mi atención: la diferencia entre la efectividad de los líderes del sector productivo privado con respecto a los del sector público. Admitieron que existen muchas diferencias entre las empresas públicas y privadas, y que “debemos seguir prestando mucha atención a estos resultados si queremos líderes efectivos en el futuro”. Al final, comprobaron su hipotesis de que a mayor inteligencia emocional, mayor será la efectividad del líder en cuestión.

A pesar de que los libertarios odiemos aceptar este hecho, la realidad es que en todos los países existen instituciones púbicas que manejan un presupuesto de gastos financiado por contribuyentes. Por lo que no deja de ser interesante observar de cerca las diferencias que puede enfrentar un líder o futuro líder, al tener que desempeñarse en una estructura organizacional pública con respecto a una privada.

Tomando en cuenta que el liderazgo es un proceso por el cual un individuo influencia a un grupo hacia el alcance de un objetivo (P. Northouse, 2016), entonces, cuando se espera un resultado especifico de un equipo, sin duda debemos observar a su líder. Si no está llevando al grupo de personas a alcanzar un objetivo, entonces no está siendo lo suficientemente efectivo.

Como ya he explicado algunas veces acá, las compañías del sector público no persiguen un beneficio exclusivo, como si lo hacen las del sector privado. Más bien, invierten un presupuesto destinado a satisfacer las necesidades de una población, es decir, mientras más gastan, más estarán satisfaciendo las necesidades de la población / demanda y más cerca estarán de alcanzar su objetivo.

Es por ello, que para que los líderes puedan lograr las metas de una organización publica, tendrían que asimilar que se desempeñan en una estructura organizacional muy diferente a una privada. Empezando por el hecho de que sus presupuestos de gastos se basan en el dinero de los contribuyentes, por lo que necesitan seguir de forma estricta cierta cantidad de regulaciones que asegurarán cierta eficiencia en sus tareas. Por este motivo, I. Venter y M. Kotze explican que ¨puede ocurrir que hayan líderes en instituciones publicas que tengan menos oportunidades de influenciar situaciones por medios de relaciones informales y comportamientos que requieran emplear inteligencia emocional, tales como relaciones interpersonales y destrezas para resolver problemas, ya que están enfocados en apegarse a reglas y regulaciones¨.

Tomando en consideración este análisis, entonces es posible inferir que la razón por la que éstos autores llaman a la importancia de observar la inteligencia emocional de líderes en las instituciones públicas, es gracias al hecho de que las condiciones de estos entornos no están propiamente dadas para desarrollen estas capacidades. Por otro lado, Z. Weiying (2015) explica que la burocracia es un método que cuidadosamente sigue procedimientos para evitar errores, y gracias a ello, personas que escalan de posiciones en sistemas públicos de países como China, no son necesariamente líderes efectivos porque no están dispuestos a tomar riesgos ni iniciativas que vengan de sus propias motivaciones individuales.

-Es quizás gracias a la extrema cantidad de regulaciones que vienen de procedimientos burocráticos, que se incrementan los niveles de corrupción en las instituciones del sector público-.

Dicho esto, es possible afirmar que las diferencias entre un líder en una organización pública con respecto a uno del sector privado, pueda ser que uno tenga que lidiar con mayores niveles de burocracia que el otro. De esta manera, sería interesante observar cómo la burocracia puede afectar el desarrollo de nuestra capacidad de liderazgo, especialmente en organizaciones pertenecientes al sector público.

Por Qué Nadie Prestó Atención a los Atentados Ocurridos en Beirut

Después de toda la ola de información que ha corrido tras los atentados en Paris y la declaración de guerra del día de ayer, pareciera que el debate de hoy gira en torno a por qué los medios no prestaron atención a los atentados terroristas en Beirut, ocurridos un día antes que los de Paris.

Hace 25 años que el Líbano no sufría un ataque terrorista tan mortífero como este último, y tras declarar un día oficial de luto, entonces todo el mundo pareció cuestionarse dónde estaban los reportajes de los medios sobre la tragedia. El día de hoy he leído al menos tres artículos, que critican la preferencia de los masas por hablar y sensibilizarse de los atentados ocurridos en Paris. Cabe destacar, que cada uno tenía una teoría diferente sobre por qué el caso de Beirut quedó en la indiferencia, y por supuesto, cada una de esas teorías desfavorecía significativamente a los medios en Occidente.

Lo más irónico es que nadie se ha cuestionado si realmente fueron los medios quienes ignoraron este hecho, o si fueron los mismos lectores.

¿Recuerdas cómo la generación de nuestros padres se enteraban de las noticias en el mundo?, prendían el televisor, encendían la radio o abrían el periódico y tenían la oportunidad de enterarse de una diversidad de noticias. Nuestra generación, en cambio, se entera de las noticias por medio de los trending topics en las redes sociales, nos basta con mirar nuestra historia de Facebook o chequear el timeline de Twitter, y ya sabemos de lo que el mundo está hablando. La mayor implicación detrás de todo esto, es que por medio de las redes sociales quizás solo te enteres lo que esté conmocionando a la gente en aquel momento.

Desde luego que los medios siempre tienen la oportunidad de acentuar las noticias que más les interese transmitir. A inicios de año escribí una un artículo en este blog, sobre cómo los medios tienen un sesgo innegable en Estados Unidos. Aunque lo cierto es que si el mundo fue indiferente ante lo que ocurrió en Beirut, no fue por culpa de los medios. Partiendo del hecho de que los sucesos en el Líbano ocurrieron un día antes que los de Francia, por lo que en tiempo inmediato, los medios no pudieron dejar de reportar uno por reportar el otro.

De acuerdo a lo que pude evidenciar, medios como CNN, Washington Post, The Economist y el New York Times, The Independent, The Guardian y Daily Mail cubrieron los atentados de Beirut en tiempo real, en este sentido ¿por qué nadie prestó atención a los atentados en Beirut?

Max Fisher, un periodista quien por años ha tratado de que lectores se enteren de los sucesos de violencia masiva que ocurren en el mundo y en medio oriente, escribió un artículo muy interesante titulado “Did de Media Ignore the Beirut Bombing? Or Did Readers?“, en donde explica lo siguiente: “A menos de que las víctimas sean niños o cristianos, nunca he tenido éxito en hacer que los lectores se interesen en leer sobre bombardeos que ocurren fuera de Occidente”. Desde luego que es una verdad muy incómoda y que nadie desea escuchar, pero demuestra que el ser humano tiene una tendencia a sensibilizarse a mayor escala con todo aquello con lo que comparte un nexo.

Si eres de esas personas que suele chequear los trending topics de Twitter todos los días, te darás cuenta de que Siria, ISIS y el medio Oriente encabezan la lista regularmente. Sin embargo, eso no necesariamente significa que el público esté conmocionado por lo que ocurre, y es que esto es algo imposible de controlar.

Mientras los medios de comunicación hagan la tarea de transmitir la información de lo que ocurre en el mundo de forma objetiva, no podemos culparles de que le cedan mayor importancia a unos hechos que los otros. Asimismo, no deja de ser innecesario repudiar a Facebook, una compañía privada, por hacer disponible un filtro para fotos de perfil con la bandera de Francia, cuando ningún usuario está obligado a usarlo.

Un Argumento sobre Defensa, Paz y Libertad.

design

“No destruirán a la República. La República destruirá al terrorismo”, fueron las palabras de François Hollande en la mañana del día de hoy, con respecto a los ataques vividos en Paris el Viernes 13 de Noviembre.

Debo admitir que estas palabras me impactaron mucho, y al parecer, también impactaron a muchas personas en mis redes sociales quienes no paran de exclamar que no se puede combatir la guerra con más guerra. Pero en mi caso en particular, tuve una extraña mezcla de sentimientos. Por un lado, la justicia de sus palabras me conmovió, y por otro lado está mi desagrado por el colectivismo que implica ir a la guerra.

Está claro que la libertad se rige bajo un principio de no agresión, y que la paz, entonces, se hará efectiva cuando diferentes individuos puedan coexistir en un mismo escenario. Entonces, ¿qué ocurre si, en ausencia de conflicto, un individuo decide agredir a otro?, se acaba la paz y se viola el principio básico de libertad.

Sin embargo, es muy común asociar a la defensa de la libertad con conceptos malinterpretados de paz. Una malinterpretación de este concepto es, por ejemplo, cuando se tacha a los países occidentales de promotores de guerras, por ejecutar acciones defensivas tras ser víctimas de ataques terroristas.

Dentro del lenguaje de marxismo cultural de hoy en día, es moralmente ético que un grupo de personas hagan uso sistemático de la violencia para obtener un fin específico, precisamente porque valoran el objetivo nefasto que poseen. Pero para éstos mismos ignorantes, no es moralmente ético que la otra parte se defienda en el escenario de conflicto bajo la búsqueda de protección. Ese último objetivo nunca será moralmente válido para ellos, especialmente si se trata de una nación con armamento militar.

Para los libertarios, resulta un poco dificil aceptar que en casos como estos se acuda al aparato estatal en búsqueda de seguridad para un grupo de individuos, pero lo cierto es que si hoy en día es el estado el único que puede proveer dicha protección, es porque él mismo se ha hecho así de necesario.

Los que me leen saben que no soy muy fan de Donald Trump, pero el día de hoy no puedo dejar de mencionar sus palabras con respecto a la masacre en Paris, ya que alegó que esta tragedia hubiese sido muy diferente si hubiesen existido un menor control sobre el porte de armas. Al tener la oportunidad de de defender tu propia vida, quizás un Estado no se haría tan necesario y -quién sabe-, quizás los países en Occidente no fuesen un blanco tan sencillo para cualquier grupo terrorista.

A estas alturas, debería estar claro para la humanidad que no hay espacios para negociaciones con el Estado Islámico, ni con ningún otro grupo terrorista. Es por ello que tomar medios de defensa, es de hecho, una reivindicación del principio de no agresión, de las bases para la libertad y por ende, de la preservación de la verdadera paz.