¿Es realmente la inmigración un derecho?

Processed with VSCOcam with hb2 preset

Marvin esta desesperado por conseguir comida. Quizás alguien se ha robado su comida, o quizás un desastre natural ha destruído sus cosechas. Marvin está en peligro de morir de hambre. Afortunadamente, él tiene un plan para remediar el problema: él caminará al mercado local, en donde comprará algo de pan. Asuma que en la ausencia de interferencias externas, este plan será exitoso: el mercado está abierto, y allí hay gente que estará dispuesta a intercambiar comida con Marvin por algo que él tiene. Otro individuo, Sam, está al tanto de todo esto y está vigilando a Marvin. Por alguna razón, Sam decide detener a Marvin en su camino hacia el mercado, previniendo forzosamente que Marvin llegue. Como resultado, Marvin regresa a casa con las manos vacías, en donde muere de hambre.

– Social Theory and Practice – Michael Huemer.

¿Realmete existe un derecho a Inmigrar? Es la pregunta que nos plantea Michael Huemer en el trabajo cuyo fragmento cité previamente. Exponiendo el ejemplo de Marvin y Sam, pero no sin antes hacer una aclaratoria de que su cuestionamiento va dirigido al hecho de que el estado le niegue a individuos comunes la entrada a un país, excluyendo completamente a terroristas y fugitivos de la ley.

El término en el que más se enfoca para defender su argumento son los derechos de prima facie, que se traducen del latín primera vista. Significan todas aquellas atirbuciones aparentes que tiene un individuo o situación en observación inicial, y que pudiesen cambiar bajo consideraciones posteriores.

En el ejemplo expuesto, Marvin quería obtener comida por medio de un intercambio. A primera vista, el ejercicio de su acción no pretendía afectar a ningún residente del Mercado. Es por ello que al momento en que Sam lo detiene, ejerce una acción coercitiva que causa un daño directo a Marvin. Esto es lo que Huemer identifica como una violación a los derechos prima facie de Marvin, una violación a sus derechos negativos.

Es claro que bajo este simple ejemplo, Huemer pretende explicar por qué las políticas de inmigración son coercitivas y violan los derechos negativos de un individuo. Sin embargo, también es necesario recordar que bajo el contexto de estado de derecho, la libertad de un individuo termina en donde comienza la del otro.

En este sentido, Huemer también nos recuerda que asesinar a un individuo sería una violación de sus derechos a primera vista. Siempre y cuando no hayan circunstancias que justifiquen la acción del asesino, como por ejemplo, que haya ejecutado esta acción en defensa propia. Así, no todas las acciones implican una violación de derechos individuales, si se consideran todas las circunstancias y factores involucrados.

En el contexto inmigratorio, valdría la pena entonces preguntarnos, ¿Hasta qué punto interfieren los derechos de los inmigrantes con los derechos de los nativos?, la respuesta a esta pregunta es la que hasta ahora ha justificado las regulaciones del estado en cuanto a las políticas migratorias de un país. Es también el punto focal de discusión en cuanto al tema de inmigración actualmente.

El mismo Huemer hace un análisis de esta pregunta en su ensayo, y nos da respuestas muy interesantes al respecto. Si quieres leer el trabajo completo, puedes hacerlo pulsando aquí.

Pero como para muchos las respuestas de Huemer no son suficientes, haremos un repaso de esta pregunta una y otra vez, para dar con nuestras propias respuestas.

¡Estoy de vuelta!

IMG_4373

¡Hola!

Finalmente he regresado, después de tres largos meses de ausencia, estoy muy feliz de estar de vuelta. No solo porque extrañaba escribir, sino porque algo que comencé como un pequeño pasatiempo, ha cumplido su primer año en Agosto. A pesar del poco tiempo y de que no subo mis posts con una frecuencia específica, ya hay muchos de ustedes esperando por el siguiente.

Como todo proceso evolutivo, estos últimos dos meses han sido para reencontrarme con mis ideas y oxigenar mi creatividad. Me propuse re-diseñar el blog y empezar a escribir de otros temas que -a parte del libertarianismo- también ocupan mucho de mi interés.

Pero si hay algo que no podía hablar por acá, y que sin duda ha llamado muchísimo mi atención entre los libertarios a mi al rededor, es el tema de la inmigración. Pareciera que todos tienen algo que decir al respecto, pero lo más sorprendente son las disparidades en la opinion pública que he podido evidenciar. Es por ello que me propuse editar y actualizar un artículo que había escrito hace unos meses sobre este tema, justo luego de presenciar una charla de Christopher Freiman en el seminario de Verano del Institute for Humane Studies.

Eran muchas las ansias que tenía por escuchar aquella charla, una vez que mire el programa del seminario. Cuando por fin llegó el momento, nunca olvidaré las palabras de Chris al comienzo: “A los libertarios debería importarles el tema de inmigración tanto -o más- como la legalización de drogas u otros temas que a los que si se da mucha importancia”.

A pesar de que mi aspecto conservador me dificulta visualizar a todos los países con fronteras abiertas (especialmente en este momento de la historia), debo decir que esta ponencia me llevo a un nivel de reflexión del que antes no había estado ni cerca.

El resultado fue un largo proceso de reflexión e investigación, que terminó en un artículo un poco largo como para publicarlo de una sola vez. Por lo que resolví subirlo en distintos fragmentos, dentro de una misma serie.

Es por ello que si eres uno de esos antiguos lectores del blog o si a penas estás llegando a mirar, debo decirte que me pondré un poco repetitiva con el tema durante los siguientes artículos y que espero de todo corazón no aburrirte.

De cualquier manera, gracias por visitar PDL, pero sobretodo:

¡Bienvenido de vuelta!

Donald Trump & Make America Great Again.

Estaba trabajando en un artículo que tenía previsto publicar el fin de semana, pero a penas escuché el discurso de Donald Trump anunciando su candidatura a las elecciones presidenciales del 2016 por el partido republicano, no pude resistirme a escribir mi opinión.

Siempre he considerado que Donald Trump es una persona totalmente awesome. Fue la primera temporada de su reality show la que quizás me inspiró cierto interés por una carrera en negocios. A diferencia de muchas personas, su arrogancia nunca ha sido motivo para detestarlo porque después de todo, si has logrado todo lo que él ha logrado, eres libre de elegir sentirte superior mientras eso no implique humillar a alguien más. Desde luego que la palabra humillación puede estar sujeta a muchas interpretaciones subjetivas, pero para efectos de este análisis, trataremos el término humillación bajo el contexto de violación de derechos.

Cuando te desenvuelves en un mercado libre, regido bajo un marco de ley, es difícil que tu arrogancia pueda pasar por encima de otros. Los intercambios comerciales, es decir, la compra y venta de bienes y servicios, dependerán del previo consentimiento de las partes y no requerirá métodos coercitivos en donde se violan los derechos de los otros. Todo se trata de un intercambio voluntario y de no ser así, entonces no estamos hablando de un mercado realmente libre.

Pero cuando te desenvuelves en el aspecto estatal, los intercambios no se hacen de forma voluntaria. El estado tiene la potestad de recaudar impuestos de sus ciudadanos -lo quieran o no-, para luego invertirlo en fines destinados a un bien común. Básicamente un grupo de personas decide cuánto de tu dinero necesitan, cuándo y cómo usarlo. En este sentido, es muy probable que tu arrogancia pueda resultar fatal. Cualquier libertario promedio sabe que esta teoría no me la inventé yo.

Donald Trump pareciera ser un futuro político de buenas intenciones, alguien que quiere devolver a Estados Unidos a la cima del mundo bajo el slogan Make America Great Again y eso suena magnífico. El problema es que no solo promueve esos fines desde su arrogancia característica, sino que también los acompaña de un complejo de inferioridad. Por lo que no sería una sorpresa observar que para alcanzar estos fines, Trump apelará a un estado grande y de planificación centralizada. Entonces viene una vez más la pregunta, ¿el fin justifica los medios?

Cualquiera pensaría que si Trump es tan buen empresario, podría ejecutar una excelente gerencia en un país. El problema es pensar que un país y una empresa se manejan de la misma forma. Manejar una empresa significa perseguir un beneficio exclusivo. Manejar un país significa asegurar los derechos naturales de los individuos -para que ellos puedan perseguir su propio beneficio exclusivo-. Si haces que un país entero tenga un mismo fin y lo persiga de manera sistemática (como lo haría una empresa), entonces en algún momento te verás obligado ser colectivista y pasar por encima de los derechos de alguien. Después de todo, cualquier país con un estado grande o socialista / comunista persigue un fin también, y si para alcanzar dicho objetivo es necesario restarle libertad a otros, créanme que los burócratas no lo pensarán dos veces. Empresas y países, no son la misma cosa.

Otros también pensarían que si Trump es un empresario que está en contra de los impuestos, entonces significa que si llega a ser presidente reducirá la carga tributaria para todos los ciudadanos. No obstante, yo me pregunto cómo pensarán que financiará las Fuerzas Armadas que tanto desea para Estados Unidos, sin una carga tributaria igual o mayor a la actual.

A pesar de que no estoy muy convencida de cuan conveniente sea tener a Donald Trump de presidente, sigo pensando que es un hombre muy cool, por lo creo que merece la pena al menos observar la agenda de su próxima campaña. Quién sabe, quizás yo pueda estar equivocada.

Este artículo fue escrito y publicado antes del escándalo de Trump con los inmigrantes de E.E.U.U. 

I don’t believe the liberal media! – ¡Yo no creo en los medios liberales!

FullSizeRender Me encontraba en una calle muy transitada durante una hora pico, cuando reparo que el carro del frente  tiene una calcomanía que dice “I don’t believe the Liberal Media!” (“¡Yo no creo en los medios liberales!”). Inmediatamente me llamó la atención, lo primero que vino a mi mente fue “¿medios liberales?, ¿qué es eso?, ¿acaso no debería haber libertad de expresión para los medios?”, así que tome una fotografía para hacer mis investigaciones posteriores en Google, lo que encontré, ciertamente hizo que tuviera mucho qué decir.

Los Latinoamericanos consideramos de forma obvia e incuestionable que los medios de comunicación deben ser libres, si eres venezolano y liberal, esta premisa la apoyarías aún más. No dudo en que la razón de esto sea nuestro oscuro pasado y presente con los regímenes totalitarios, cuyos pasos vitales hacia su posicionamiento en el poder, ha sido la censura de los medios de comunicación que pudieron significar una amenaza considerable. Pero en Estados Unidos el problema es muy diferente. Aquí la censura de los medios de comunicación nunca han sido un problema, por lo que entre ellos se han creado sesgos sobre qué clase de contenido difundir, y con qué lenguaje hacerlo a fin de llevar el mensaje deseado.

El resultado de ello ha sido el sesgo liberal (the liberal bias) y el sesgo conservador (the conservative bias). Particularmente al sesgo liberal no se le da dicha connotación porque hable de libertad per se, sino porque va en dirección contraria al sesgo conservador, o como dicen en Estados Unidos: “presenta una tendencia de centro o izuiqerda“. En este sentido, automáticamente se relaciona al sesgo conservador con el partido republicano, y al sesgo liberal con el demócrata.

Es por ello, que la diversidad y el objetivismo en los medios de comunicación es un todo un asunto en E.E.U.U. Incluso, existen watchdogs como el Fairness and Accurancy in reporting (FAIR), que se dedican a investigar y a hacer vigilancia este aspecto.

Diversidad y objetivismo.

No obstante, considero que en el mundo real la diversidad y lo que los watchdogs llaman objetivismo, no es algo que se pueda imponer. Después de todo, los medios de comunicación están manejados por seres humanos, que tienen convicciones específicas las cuales no harán a un lado en favor de una causa en la que no creen.

Algunos estudios explican que periodistas tienen una tendencia a escribir sobre los temas que más van en concordancia con sus puntos de vista. A pesar de la antiguedad de estas investigaciones, considero que sus resultados tienen toda una lógica razonable. Por ejemplo, un periodista promedio en un país libre debería ser incapaz de modificar los hechos reales, pero también sería incapaz de comunicar positivamente sobre algo que vaya en contra de sus convicciones.

No olvidemos que al momento de transmitir información, estamos transmitiendo un mensaje con una connotación específica, la cual asignará un inevitable sesgo en la noticia. Si el modo de transmitir la noticia es a través de un artículo de opinión, entonces la existencia del sesgo se hace mucho más absoluta al comunicar un mensaje basado en una hipótesis.

Por ejemplo, si un partido socialista gana en un país determinado, el diario de izquierda no va a comunicar la noticia con la misma connotación del diario de derecha. Es una realidad innegable.

Asimismo, tampoco podemos olvidar que cada medio es una propiedad privada y por ende, alguna tendencia específica existirá en su contenido.  Si yo fuera editora de un diario en Estados Unidos,  y  un instituto de investigación llegara a recomendarme que debo contratar a un escritor de izquierda para asegurar que haya más “diversidad” y “objetivismo”, me reiría en sus caras, y luego les invitaría a que crearan un diario mas “objetivo y diverso” para que le hicieran competencia al mío, de este modo los lectores (o debería decir el mercado) elegirán qué leer.

“I don’t believe the liberal media!”

Antes de enterarme de esto del liberal and conservative bias, había decidido dejar de leer algunos diarios americanos cuyos artículos denotan una posición que va en contra de mi punto de vista, solo con leer los titulares ya empezaba a sentir dentera. Algunos de ellos son diseñados por jóvenes y para jóvenes, con noticias cortas y frescas pero con un alto y nefasto contenido pro intervencionista de estado, pro feminista, pro todo lo que repudio. Ahora lo entiendo todo, sin saberlo ya no creía en estos medios liberales. Por lo que elegí leer exclusivamente aquellos diarios que a bajo mi perspectiva, no tuviesen información tan sesgada hacia la izquierda.

Sin embargo, esa libre acción de elegir sólo lo hacemos las personas que tenemos un punto de vista predeterminado y por ende podemos hacer nuestro juicio y comparación. Entonces, ¿qué ocurre con todas las personas que no lo tienen y se cruzan con un diario cuyo mensaje está distorsionado? Esto no significa que sea necesario censurar a todos los medios del sesgo liberal e imponer solo los del sesgo conservador, significa más bien que en una sociedad en donde existe una visión precisa de lo que está bien y lo que está mal, medios como estos no prevalecerían mucho tiempo en el mercado. Me atrevo a decir que en primer lugar ni siquiera proliferarían.

La existencia de ellos no se debe a que hayan sido “demasiado libres”, sino que solo es un resultado de las deformaciones académicas que hoy vemos en nuestros principales ejes de formación.

Cómo deformar el uso de razón de una sociedad, for dummies.

Partiendo de la realidad de que nadie nace aprendido, la educación es una de las cosas más valiosas que un ser humano pudiera tener. En  la universidad, el individuo está en el proceso de transición entre ser un adolescente y un adulto, por lo que al empezar a prepararse para ser un profesional que se desenvolverá en la economía de su país, debe conocer el panorama que lo rodeará en su vida adulta. Los colegios y universidades son por ende, un actor principal en el mundo de las ideas. Por lo que si quieres destruir el uso de razón de un grupo de individuos, enséñales en su transición a la madurez que todo lo que está bien son puras falacias, y todo lo que está mal son puras cosas que van en coherencia con la razón.

El resultado será la sociedad que tenemos ahora, personas quienes no sólo leen sobre un montón de deformaciones académicas, sino que escriben sobre ellas y votan por políticos que van en concordancia con ellas. Naomi Schaefer Riley explica en un interesante artículo, cómo el sesgo liberal en el ámbito académico esta destruyendo la integridad de la investigación, basándose en un estudio sobre el radio de académicos liberales vs. conservadores. El resultado fue de 267 a 1 respectivamente. Además explica que:

“El ámbito académico se ha convertido en una clase de club, en donde amigos les dan a sus amigos asignaciones favorecedoras de investigación, que esencialmente les garantizarán asensos y años de ocupación”

Partiendo de esta afirmación sobre el ambiente de investigación, entonces no es muy dificil entender lo que ocurre en las aulas universitarias. Yael Farache lo explica en varios de sus artículos, de igual forma, algunos académicos lo han demostrado como Axel Kaiser en La Fatal Ignorancia.

Personalmente, yo concuerdo con esta perspectiva porque la he vivido en carne propia, he tenido profesores Universitarios quienes me han dicho que el socialismo es bueno pero está mal aplicado, que la devaluación de la moneda es una medida necesaria en la economía, que el Estado debe regular el mercado y pare de contar. Posteriormente, cuando hago mis propias averiguaciones, me quedo perpleja al enterarme que lo que decían mis profesores tan admirados eran puras mentiras.

“El precio de la libertad es la eterna vigilancia”. 

Yo recuerdo perfectamente cuando en Venezuela aún existía libertad de prensa, cuando los individuos podían elegir cuales medios de noticias seguir y cuales no. Nosotros también teníamos medios de comunicación sesgados, sólo que les denotábamos con términos como “opositor” y “oficialista”. En los primeros años del gobierno de Chávez, los opositores veían canales como Radio Caracas Televisión (RCTV) o Globovisión y los oficialistas se concentraban en Venezolana de Televisión (VTV).

Al día de hoy, los medios de oposición han desaparecido por completo en Venezuela. Hace muchos años que RCTV fue forzada a cerrar sus puertas, Globovisión fue comprada por el gobierno y Venevisión decidió vender su alma al régimen desde muy temprano. De este modo, cuando ocurrieron protestas como las de Febrero del 2014, los venezolanos sólo podíamos enterarnos de lo que realmente ocurría por medio de Twitter o CNN en español.

Claro este es un ejemplo muy extremo, en comparación a los sesgos de los medios Estadounidenses. Pero sin duda alguna, es el resultado de lo que ocurre cuando el mundo de las ideas deja de tener importancia y los individuos empiezan a creer en ideologías que se alejan de la realidad. No se trata de que un sesgo aplaste a otro, se trata de que nosotros empecemos a cuestionar un poco más sobre lo que aprendemos en las aulas de clase y lo que leemos en el diario todas las mañanas.

¿Realmente importa el desempleo?

IMG_0423

Cuando algunos apologistas del capitalismo opinan en su defensa que la generación de empleos es uno de los resultados mas favorables de este, al mismo tiempoo, existen muchos no tan amantes del crecimiento del capital, quienes opinan que a mayor desarrollo tecnológico, existen más maquinas que sustituyen la mano de obra humana.

El desarrollo de la inteligencia artificial y el desempleo, son variables que parecieran estar perfectamente relacionadas entre sí. Mientras más maquinas hacen el trabajo de humanos, más humanos se quedan sin trabajo. Si echamos un vistazo, actualmente la oferta de trabajo manual es menor que en otros años. No es necesario mirar las estadísticas para notar que en algunos países ya no se necesitan empleados para surtir de gasolina a los carros, o que ahora con tractores se pueden arar cosechas, o que la mano de obra esta siendo sustituída por robots en muchas compañías manufactureras.

Mientras menos plazas de trabajos manuales van quedando en el mercado laboral, más personas se ven reposicionadas a trabajos más intelectuales. Como consecuencia de ello, hoy en día se ven más jóvenes que tomando programas de posgrado, porque un título de pregrado ya no es suficiente.

Pero no puedo evitar cuestionar el hecho de que, si la educación y la civilización son factores que están directamente relacionados (como muchos creyentes de la igualdad opinan), no veo como esto puede ser algo malo.

Lo que resulta más irónico aún, es que la mano de obra y el trabajo pesado, fueron los combustibles principales de un deseo de igualdad y posteriormente de una teoría socialista, a través de la eliminación de la propiedad privada. Pero si el capital es la propiedad privada, que a su vez genera un trabajo menos pesado para los humanos, entonces tampoco entiendo como aquellos creyentes del socialismo o igualdad, piensen que el hecho de que menos personas hagan trabajo pesado hoy en día sea algo malo.

Desde luego que valdría la pena preguntarnos, ¿Realmente el desarrolo del capital puede impactar negativamente las tasas de empleo en un país?

El prof. Bryan Caplan, de George Mason University, nos da una respuesta muy interesante en el siguiente video.

-Para ver el vídeo en español, puedes configurar la opción de “subtítulos”, en el lado derecho de la barra inferior-

Por otro lado, también valdría la pena preguntarnos, ¿Podrían los desarrollos tecnológicos de las máquinas sustituír por completo a la inteligencia humana?

Por mera casualidad me topé hace muy poco con un artículo de Alison Gopnik titulado “What a child can still teach to a smart machine” (Lo que un niño aún puede enseñarle a una máquina inteligente). En pocas palabras, la autora resalta los avances que existen en la inteligencia artificial, pero coloca en contraste la inteligencia de los niño de tres años, quienes tienen creatividad de una forma impredecible y espontánea, lo cual sigue siendo algo inalcanzable para una máquina hasta ahora.

Aún así, sigo pensando que el hecho de que la inteligencia artificial sustituya a la humana es algo que no podemos predecir, pero mientras los humanos tengamos el poder sobre las máquinas, no puedo oponerme a los avances tecnológicos. Especialmente a sabiendas que, a mayor desarrollo, mayor riqueza, o al menos así lo dice el gráfico del crecimiento per cápita de la humanidad.

Por qué el sector productivo público es menos productivo.

Partiendo de la premisa marxista de que el socialismo significa la “eliminación positiva de la propiedad privada”, podríamos afirmar que en un escenario de socialismo ideal, el sistema productivo no podría ser de carácter privado, bajo ninguna circunstancia.

Las personas que apoyan al socialismo en su máxima expresión, opinan que efectivamente, no pueden existir medios de producción privados, debe ser el estado quien las maneje. Mientras que los socialdemócratas opinan que, si bien puede existir un pequeño sector de producción privada en la economía, todas aquellas empresas que impliquen ofrecer un bien o servicio que forme parte de las obligaciones del estado para con los ciudadanos, no puede ser privada.

Es quizás gracias a esto, que ahora podamos entender la incoherencia sobre por qué hay muchísimos venezolanos quienes, a pesar de oponerse al gobierno actual, consideran que está bien que el estado maneje ciertos sectores productivos del país. Después de tantos años de gobiernos social demócratas,  esto no debería resultar una sorpresa.

Lo más irónico, es que la mayoría de estos venezolanos que apoyan la estatización empresarial, observan con melancolía cómo en otros países “todo funciona”, pero en Venezuela es todo lo contrario. Por lo que deciden echarle la culpa a los gobernantes corruptos, a la pésima cultura laboral del venezolano promedio, a los precios del petróleo, a “la guerra económica”, al imperio, en fin.

Si realmente todos los venezolanos conocieran la teoría de la gerencia pública, entenderían que la culpa no es de un factor externo, sino del mismo sistema per se.

Empresas privada vs. empresas pública. 

La diferencia más importante a considerar, en cuanto a las empresas del sector privado versus las del sector público, es que las primeras fueron hechas para ofrecer un bien o un servicio, mientras que las estatales fueron hechas para garantizar un bien o un servicio.

Es por ello, que la forma de gerenciar una empresa privada siempre será la de minimizar costos y maximizar ganacias, mientras que las públicas o estatales, deberán asumir los costos que sean necesarios para garantizar el bien o servicio en cuestión.

Lo que podemos concluír de esto, es que la empresa privada persigue un bien exclusivo mientras que las públicas no. Pero, ¿alguna vez nos hemos preguntado cuál es la mayor implicación de no perseguir un bien exclusivo?

MisesLibrary-1

Ludwig Von Mises responde esta pregunta, a través de una serie de implicaciones las cuales me tomé la libertad de estructurar de la siguiente manera:

Destrucción de incentivos: Cuando no se tiene a un estado que responda por el mal desempeño de una organización, esta deberá asumir las consecuencias de su mala administración por su cuenta, ya sea por medio de recortes de personal, reducción presupuestaria, entre otros. Por lo que ningún individuo protegería tanto su trabajo como en el seno de una empresa privada. Adicionalmente a ello, procesos productivos como el de economizar recursos o innovar operaciones, no serán parte del proceso espontáneo organizacional.

Atención al cliente: Las empresas públicas, con el fin es garantizar y no ofrecer, no tendrán ningún incentivo de competencia en el mercado, por lo que los clientes ya no ya no son clientes, sino más bien beneficiarios “afortunados” de poder gozar de ese bien o servicio, no son ellos quienes mantienen la empresa sino el estado, y así automáticamente la atención al usuario deja de ser una prioridad. A diferencia de una empresa privada, la cual debe que competir para poder ganarse un posicionamiento en el mercado, y  serán los clientes los que decidan implícitamente si esto  ocurrirá, es por ello que las empresas invierten tanto en atención al consumidor, porque a fin de cuentas son éstos los que la mantienen a flote.

– Decisiones financieras riesgosas: Tener al estado resguardando una empresa, con el argumento de que esta deba garantizarle un bien o servicio al pueblo, también implica que cuando ésta proyecte un déficit financiero, será un subsidio estatal lo que la salve. Pero lo catastrófico detrás de esto, es que al tener un seguro de vida llamado “estado”, los  funcionarios de dicha organización pública no asimilarán el riesgo real detrás de las decisiones que deban tomar, puesto que si pasa algo malo, el estado vendrá al rescate.  Hundiendo a la organización en un círculo vicioso de malas decisiones, que requerirán luego de subsidios económicos provenientes de los contribuyentes tributarios. En cambio, los gerentes de una organización privada, están al tanto de que una mala decisión podría significar  toda una serie de consecuencias que la misma deberá asumir, sin ayuda de ningún ente externo. De hecho, Mises afirmaba que al funcionario no le afectaban los daños financieros de sus malas decisiones, al contrario de los gerentes capitalistas.

Lo irónico de todo esto, es que una empresa privada sin clientes no sobrevive, y la empresa pública sin contribuyentes tampoco lo haría. La gran diferencia es que una persona puede elegir ser un cliente o no, pero no puede decidir sobre el hecho de ser un contribuyente o no.

Lo más memorable de mi año 2014.

Para una persona libertaria, mantener su cerebro ocupado es cosa de rutina. Sin darnos cuenta, siempre cargamos un libro diferente en las manos, siempre tenemos una opinión de lo que ocurre en el mundo y siempre tenemos en mira alguna conferencia a la que nos gustaría asistir.

De modo que se me ocurrió compartir con ustedes lo más memorable de mi año libertario 2014. Hice un resumen de los 10 de los mejores libros y artículos que leí, así como las mejores conferencias a las que asistí. En espera de que pueda contribuir significativamente al crecimiento académico de alguien más, tal y como ocurrió conmigo.

La mayoría de estos libros no son publicaciones del 2014, pero se convirtieron en mis favoritos al haberlos leído este año. 

10. EL DINERO – CARL MENGER. 

20141231_141622editededited

¿Alguna vez te habías preguntado sobre el orígen del dinero?, ¿cómo se convirtió en un medio intercambio en sustitución de los trueques?, ¿cómo se empezaron a acuñar los metales en pro del perfeccionamiento de la moneda metálica?, o ¿cuál es el criterio de medida de su valor de cambio en los bienes? yo a penas si había llegado a hacerme algunas preguntas, aunque tan pronto le eché un vistazo a este libro, me di cuenta que había mucho más que aprender sobre el dinero de lo que me imaginaba.

Menger no solo responde a esas preguntas en este libro, también explica cómo el dinero se volvió un medio de capitalización y atesoramiento, tal y como lo conocemos en la actualidad. De este modo, nos provee una base teórica muy sólida para entender el impacto que tienen las políticas monetarias de hoy en día.

Esta edición la obtuve de la Librería CEDICE.

9. LA ÉTICA Y ECONOMÍA  DE LA PROPIEDAD PRIVADA – HANS-HERMANN HOPPE.

En este trabajo Hoppe nos explica en 31 páginas el problema del orden social de forma detallada pero concreta, apoyándose de la imposibilidad praxeológica del comunismo planteada por Murray Rothbar. Asimismo proponiendo como solución absoluta una economía basada en propiedad privada.

Si tuviera que describir en palabras coloquiales esta lectura, diría que a Hoppe no se le escapó ningún detalle al momento de sustentar su argumento, ya que no dejó ningún espacio para cuestionamientos, pero a la vez fue capaz de mantener una escritura muy limpia y comprensible. Debo confersar que me gustó tanto este trabajo, que de vez en cuando regreso a leerlo de nuevo, sólo por ocio.

Si no lo has leído, puedes conseguir el trabajo completo haciendo click aquí.

8. INTRODUCCIÓN A LA ESCUELA AUSTRÍACA DE ECONOMÍA – GABRIEL ZANOTTI.

20141231_143515edited

Si no eres Economista pero dentro de tu postura libertaria te interesa la Escuela Austríaca (como es mi caso), éste es el libro perfecto para comenzar, ya que explica de forma muy sencilla todo lo que necesitas saber de ella. Considero que si planeas leer a intelectuales como Carl Menger o Eugen von Böhm-Bawerk, este trabajo será un preámbulo apropiado para que no te quemes las pestañas al inicio.

Este libro abarca los fundamentos filosóficos de la Escuela Austríaca, necesarios para entender sus teorías referentes al mercado, tasas de interés, ahorro, formación de capital, salarios, clasificación de bienes, valor de utilidad marginal, y más.

Lo único que lamento sobre este libro, -además de un penoso accidente con agua- es de no haberlo leído antes. Esta edición la conseguí en la librería CEDICE.   

7. FREE OUR MARKETS: A CITIZENS’ GUIDE TO ESSENTIAL ECONOMICS – HOWARD BAETJER JR.

Free our markets

A diferencia del libro de Zanotti, este trabajo no se enfoca en la Escuela Austríaca per se, sino que centra de una forma más extensa en el fenómeno del mercado a través del orden espontáneo. El argumento central es que los mercados libres funcionan, y sus regulaciones espontáneas vuelven innecesarias las gubernamentales. Adicionalmente el autor explica de forma simple la crisis financiera provocada por el boom inmobiliario, como una evidencia clave para la apología a los mercados libres que desarrolla en este trabajo.

La sencillez con la que el autor se dirige a sus lectores en este libro fue lo que lo convirtió en uno de mis favoritos de este año. Cuando lo lees, sientes  una agradable calidez, como si él mismo conversara contigo. Lo cual hace que este trabajo sea literalmente una guía de economía esencial para no economistas.

A pesar de que no he podido conseguirlo en PDF, Amazon lo tiene disponible en físico y versión Kindle a través de este link.

6. CIRCULOS BASTIAT – CEDICE JOVEN.

En el mundo de las ideas de libertad no todo puede ser leer, también hay que interactuar y conversar. Pero como no siempre las personas a nuestro al rededor quieren enfocar sus conversaciones en estos temas, entonces resulta positivo asistir a un lugar cuya función esté destinada específicamente para la interacción de ellos. Los Círculos Bastiat cumplen con esa función.

Yo no había asistido a ninguno hasta este año. Fue cuando comprendí la importancia que tienen para el enriquecimiento académico, no solo en cuanto a un joven libertario promedio, sino en cuanto a cualquier asistente.  Si quieres saber de qué se tratan estos Círculos Bastiat, puedes leer la reseña que escribí sobre uno al que asistí unos meses atrás, haciendo click aquí.

Si bien los Círculos Bastiat son una iniciativa llevada a cabo a nivel mundial, en Venezuela los organiza CEDICE Joven, en la ciudad de Caracas y otras del centro del país.

5. NOTICIAS DEL ÚLTIMO IDIOTA IBEROAMERICANO – CARLOS ALBERTO MONTANER, PLINIO APULEYO Y ALVARO VARGAS LLOSA.

10580250_10204798338145009_2497007510116556090_n

Tener este libro en mis manos me emocionó por dos razones. La primera se debió a que  no tenía ni idea de su existencia, hasta que me lo encontré en una librería local, lo que fue una increíble sorpresa para mí. El segundo motivo de emoción fue porque disfruté mucho leer “El Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano” por lo que mis expectativas para esta edición eran altas, a pesar de no haber leído “El regreso del Idiota” aún.

Debo decir que mis expectativas fueron cumplidas, y por ello escribí toda una reseña sobre éste libro que puedes leer aquí.

Si deseas obtenerlo, puedes hacerlo a través de cualquier librería que venda publicaciones de la editorial Planeta, o incluso a través de la Librería CEDICE.

4. POLITICA 101 – YAEL FARACHE.

Política 101 de Yael Farache

No conocía a Yael Farache ni su Blog Acapulco70, hasta que un gran amigo me recomendó leer su artículo “Política 101” en Septiembre de este año.

Creo que nunca había leído una descripción tan eficiente del espectro político como la que Yael expone en esta lectura. A mi parecer, cada uno de sus argumentos son tan aplastantes e incuestionables, que sin duda guardan coherencia clave con la existencia de una verdad absoluta y la razón del ser humano. Si quieres leer el artículo completo, puedes hacerlo aquí.

Esta lectura me atrapó de tal forma, que no me dí cuenta de lo larga que era hasta que terminé de leerla. Posteriormente me volví una lectora habitual de Acapulco70, por razones obvias.

3. EL GENIO DE OCCIDENTE – LOUIS ROUGIER.

El genio de Occidente.jpg

El Genio de Occidente fue mi libro transitorio del 2013 al 2014, aunque sin duda alguna, no lo podía dejar fuera de esta lista. Este libro es un clásico que todos, absolutamente todos, indistintamente de sus creencias políticas, deberían leer. Y es que para menos de 300 páginas, la calidad del contenido es increíble.

Además de un recuento interesante de la historia de Occidente, la cual comienza con explicaciones de la mitología griega, Louis Rougier hace un análisis de las ventajas que Occidente tuvo con respecto a otras culturas en el mundo, lo que les dio un escenario ventajoso para el desarrollo de la Revolución Industrial. En adición a ello, el autor también hace una breve crítica a la fiolosofía Marxista y su teoría de la plusvalía, lo cual hace de este trabajo un libro bastante integral.

Como si eso no fuese suficiente, la edición que poseo contiene un prólogo de Friedich Hayek y la conseguí por medio de la Librería CEDICE.

2. CEDICE 30. AMÉRICA LATINA: LA LIBERTAD ES EL FUTURO.

A finales del mes de Abril, CEDICE celebró sus 30 años y lo hizo en grande, al contar con la presencia de aproximadamente 50 académicos liberales de todas partes del mundo, quienes viajaron hasta Caracas para hablar de libertad. Entre ellos Mario Vargas Llosa, Alejandro Chafuen, Álvaro Vargas Llosa,  Lorenso Montanari, Ían Vazques, Juan Carlos Hidalgo, Plinio Apuleyo, Carlos Sabino, Axel Kaiser, Angel Soto, Enrique Guersi, en fin. Fue un evento increíble.

En dos días se trataron una cantidad muy amplia de temas en relación con el liberalismo.  Por lo que si no pudiste asistir, o quisieras recordar alguna de las ponencias, puedes ver todas y cada una de ellas haciendo click aquí.

1. FOUNDATIONS OF LIBERTY: THE RULE OF LAW – INSTITUTE FOR HUMANE STUDIES.

El Institute for Humane Studies de George Mason University, realiza todos los años dos seminarios de verano para jovenes de todas partes del mundo. Este año fui extremadamente afortunada de poder asistir a uno de ellos. Elegí el que tenía como temática principal el Estado de Derecho, pero lo cierto es que fueron cuatro días de aprendizaje contínuo en Economía, Derecho y Filosofía.

Fue muy grato para mí conocer en persona a profesores que ya tenía tiempo viendo en el canal de Learn Liberty. La pedagogía innovadora que aplicaban en sus clases me hacían disfrutar aún más de la experiencia, de hecho, uno de los primeros post que escribí en este Blog fue sobre la charla “Markets in Action” de Angela Dills.

Al final, el IHS organiza un Book Distribution, en la cual permiten a los participantes llevarse de regalo una cantidad específica de los libros de su preferencia. Entrar a un salón de clases lleno de libros y poder escoger los que quieras, puede ser un sueño hecho realidad para muchos.

Entiendo que cualquier persona puede suscribirse a su página web, para recibir newsletters con información de interés sobre este tipo de eventos.

Faculty
El Faculty (de izquierda a derecha): George Crowley (Troy University), Angela Dills (Providence College), Art Carden (Samford University), Clark Neily (Institute for Justice), James Stacey Taylor (The College of New Jersey)
Todo lo que he reseñado en este post es producto mi propia opinión. El orden de lo reseñado se debe exclusivamente a mi escala de valoración subjetiva.

E.E.U.U. y Cuba: ¿Avance o Retroceso?

Aún recuerdo con mucha claridad cuando Mario Vargas Llosa, durante la clausura del encuentro Internacional organizado por CEDICE en Abril de este año, dijo que todos los sistemas totalitarios eran poco sostenibles en el tiempo, ya que si observábamos la historia, todos eventualmente caían y que Cuba sólo era “Una Flor exótica del Caribe”, haciendo la analogía de que Cuba es la excepción de esta regla. Siempre pienso en estas palabras, y me pregunto: ¿Qué salió mal con Cuba?, ¿Por qué son excepción a la regla?

A parte de haber sido el parásito de algunos países socialistas (como la URSS o Venezuela), que en un momento dado atravesaron por una bonanza económica pasajera, la cual le permitió al régimen Castrista mantenerse. Es casi imposible ignorar los factores geográficos, como por ejemplo el hecho de que Cuba es una isla de territorio relativamente pequeño, por lo que es fácil de controlar y como no tiene países que le limitan directamente, aislarla del mundo exterior resulta pan comido.

Quisiera detenerme un momento y hacer énfasis en el factor “aislamiento”, como una tarea clave para el mantenimiento de los sistemas socialistas. Indiferentemente de si el “aislamiento”  es algo que se encuentre en libros de intelectuales marxistas o no, si observamos la historia, comprenderemos que el aislamiento es un medio para cegar a los individuos, un medio al que todos los gobiernos comunistas acuden tarde o temprano. Es por ello que el Muro de Berlín, por ejemplo, no fue ninguna casualidad.

El bloqueo de Estados Unidos contra Cuba durante la década de los 60 tenía un propósito, el de castigar al totalitarismo y sus faltas con los derechos humanos. No permanecer neutral ante una situación como esta era la medida más lógica en aquel momento, la perspectiva de E.E.U.U. se resumía en: “no tendrás nada con nosotros hasta que no rectifiques”. Pero el régimen nunca rectificó. En lugar de ello, siguió recibiendo dinero de otros países de corte comunista, mientras que el pueblo Cubano permaneció cada vez más aislado y por ende cegado. Entonces no puedo evitar preguntar, ¿habrá sido este bloqueo uno de tantos factores que con el tiempo contribuyó al aislamiento de la Isla?, ¿Habrá sido peor el remedio que la enfermedad?

IMG_2802

La medida de Obama de reanudar relaciones diplomáticas con Cuba, ha generado una larga polémica. Muchos opinan que ahora E.E.U.U. contribuiría más al régimen, aunque lo cierto es que si evaluamos de qué va este nuevo acuerdo, no se trata de alimentar el poder de los Castro, ellos no recibirán dinero nadie tras este acuerdo (como si lo hicieron de Venezuela). Se trata solamente de dar apertura a una parte de lo que podría llamarse relación comercial.

Muchos replicarían en este momento, “Si el mercado está controlado por el gobierno entonces los Cubanos no se beneficiarán en nada”, es cierto, pero es un paso adelante en cuando al aislamiento que han vivido todos estos años.

Juan Ramón Rallo explicaba ayer:

“A mi entender, poner fin al embargo (aparte de una táctica política de quitarle argumentos a la tiranía cubana) equivale a permitir que entren alimentos y suministros básicos a un campo de concentración: sí, éste no es libre; sí, la mayor parte de los mismos serán rapiñados por los oficiales que controlan el campo de concentración; pero al menos a los pobres esclavos del campo de concentración cubano les llegará algo de todo lo que entre, aunque sea poco.”

A esto quisiera agregar, que para generar un cambio drástico en lo que puede ser la libertad de un país, no siempre se puede generar un vuelco de la noche a la mañana, a veces se necesitan de pequeños cambios que vayan generando uno significativo con el tiempo.

Ya será entonces trabajo de Estados Unidos, tomar las medidas de seguridad necesarias tras este acuerdo, pero eso es material para otra ocasión.